jueves 30 de mayo de 2024 - Edición Nº344

Nacionales | 10 may 2024

TARIFAS

Las tarifas de luz son las más caras de los últimos 30 años en relación al poder adquisitivo

Las tarifas de luz ya representan el 3,45% de un salario promedio desestacionalizado del sector formal.


En febrero de 2024, las tarifas de electricidad de los hogares representó el 3,45% de un sueldo promedio desestacionalizado del sector formal, el valor más alto de los últimos 30 años, consecuencia del aumento significativo de las tarifas de servicios públicos y la caída del salario real en el último período.

Así lo dejó en evidencia un informe elaborado por la UADE en el que se consigna que en la Argentina, los constantes cambios en las políticas aplicadas sobre los servicios públicos (extremos entre subsidios exagerados acumulados por periodos prolongados y recomposición abrupta de los precios en periodos breves) impiden encontrar un nivel de tarifas estables en el mediano plazo.

El trabajo tomó como fuente al Instituto de Economía (INECO), sobre la base de los datos informados por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) y la Secretaría de Trabajo de la Nación.

A nivel mundial, y dentro de América del Sur, la tarifa de electricidad de Argentina se encuentra relativamente barata.

El costo es de 0,11 dólares por kWh (hasta el año pasado, en marzo, la misma tarifa era de 0,04 centavos de dólar) y de 27,5 dólares si se considera la canasta básica de 250 kWh.

El valor promedio de esta misma canasta en todo el mundo es de 42,5 dólares (USD 0,17 por kWh), con lo cual la canasta argentina es 15 dólares más barata.

El estudio indicó que a pesar de que sea necesario una corrección tarifaria de los servicios públicos, los nuevos valores impactan dentro del gasto de los hogares, a la vez que el poder adquisitivo de los argentinos viene en caída, presionando aún más sobre este fenómeno.

En marzo de 2024, la tarifa de electricidad representó el 21% de la canasta básica total (CBT) que mide el INDEC.

Tan solo dos meses antes, en enero, la misma tarifa equivalía al 10% de la CBT. Quizá por estas razones y para mitigar el impacto en una tasa de inflación gradualmente en baja es que el gobierno ha decidido postergar los aumentos de tarifas ya planificados, para distribuirlos en el tiempo.

Debido a las distintas políticas que se han aplicado en los últimos 30 años sobre los servicios públicos en Argentina, las tarifas que se abonan han oscilado constantemente en torno a las discusiones de aquellos que proponen un esquema de subsidios para abaratarlas y los que proponen sincerar su costo para no caer en gastos desmedidos de las cuentas públicas.

Durante los primeros años de este siglo, post crisis de 2001, se aplicaron políticas de subsidios como respuesta a la caída de los ingresos de los argentinos.

Con el paso de los años, Argentina comenzó una recuperación económica, pero, sin embargo, el esquema de subsidios a las tarifas no se modificó. Se "pisaron" los precios de las tarifas durante años, generando valores ficticios, totalmente alejados de los que surgirían si se consideran la estructura de costo de las empresas que brindan el servicio.

Como contraparte, las gestiones posteriores aplicaron políticas para solucionar estos problemas, pero no fueron bien recibidas por los consumidores.

Los aumentos significativos en las tarifas de luz generaron rechazo en buena parte de la sociedad (amparos judiciales), ya que este tipo de consumo es inelástico (ante las variaciones en los precios, uno no pudo modificar su consumo con facilidad).

Las tarifas en el mundo

Dinamarca es el país con la electricidad más cara del mundo, con un valor de 0,54 dólares por kWh, con una canasta de 135 dólares, seguido por Alemania con 130 dólares y el Reino Unido con 117,5 dólares.

Europa es la región a nivel mundial con los mayores costos en tarifas de servicios.

A su vez, dentro de América del Sur, el país con la tarifa más elevada es Uruguay, donde se paga 0,24 dólares por kWh y una canasta de 60 dólares mensuales. Luego le siguen Perú con una canasta de 57 dólares y Brasil con 50 dólares.

Paraguay tiene la tarifa más barata con 0,06 dólares y una canasta de 15 dólares.

Antes de los recientes aumentos de tarifas, Argentina se encontraba por debajo de Paraguay con los valores más bajos.

En la actualidad el servicio se ha encarecido, pero a comparación de otros lugares de la región sigue siendo uno de los países más baratos para el acceso a la electricidad en los hogares.

La tarifa de electricidad en Argentina se ha encarecido significativamente luego de los aumentos que dispuso el gobierno de Javier Milei. Estas medidas tuvieron como resultado la tarifa de electricidad más cara de los últimos 30 años.

FUENTE: Minutouno

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias